Para conseguir el cuerpo que deseamos recurrimos a la dieta. Actualmente existen muchos tipos de dietas (disociadas, hipocalóricas, proteicas, etc.). Con la facilidad que nos ofrece internet podemos encontrar un sinfín de ellas, sin detenernos a pensar en si son beneficiosas o no para nuestro organismo. Si es la adecuada a mi cuerpo y contextura. Y lo más importante si no dejará secuelas negativas en un futuro en mi salud.

Lo recomendable antes de empezar cualquier dieta es acudir a un especialista, quien hará un completo reconocimiento de tu cuerpo y evaluará la necesidad real de perder peso. El especialista creará una dieta personalizada y más efectiva, mantendrá un seguimiento de la misma y además vigilará por el correcto cumplimiento de la dieta.

Una dieta personalizada no solo se crea acorde a la persona y sus necesidades, su objetivo final y más importante es ayudarte a crear hábitos saludables para una correcta alimentación y mantenimiento de tu peso y talla ideal lo que mantiene un equilibrio tanto físico como mental. Dejando atrás el efecto rebote que causa muchas dietas sin control.

“Si confías en ti y eres constante lograrás tu objetivo”

La dieta personalizada no es una receta mágica. Requiere de un compromiso y constancia por tu parte para llevarla a cabo y lograr el objetivo propuesto. Al iniciar una dieta un mayor número de personas se rinden y abandonan al tercer o cuarto día. Con infinidad de excusas, ya sea por falta de tiempo para cocinar, porque no le gusta un determinado alimento, porque siente que pasa hambre, etc….

La dieta personalizada incluye el apoyo del especialista. Que paso a paso te guía y orienta en cada sesión para mantener tu dieta y hábitos saludables sin que afecte tus resultados. Valorando cada semana tus resultados: el peso que has perdido, el volumen que vas perdiendo, los cambios que estás haciendo. Con constancia, compromiso, firmeza y trabajo al final lograrás tu objetivo manteniendo hábitos saludables y un peso acorde.