El uso del fotoprotector no debe ser una moda solo del verano.

 

Debemos ser conscientes de la importancia de proteger nuestra piel durante todo el año todos los días. Estamos mal informados con la falsa creencia que el uso del fotoprotector solo es para el verano y cuando vamos a la playa. Para cuidar nuestra piel y evitar posibles melanomas es de suma importancia aplicarse a diario un fotoprotector adecuado a nuestro tipo de piel. Tanto a nivel facial como corporal. Haciendo un mayor hincapié a las zonas mas vulnerables y expuestas en nuestra rutina diaria. Como son las manos, cuello, escote, pies, piernas y brazos.  Además de, evitar exposiciones prolongadas, intensas, sin protección.

El melanoma representa el 1,5 por ciento de los tumores malignos diagnosticados en España.

Hasta la mitad de los casos de melanoma se diagnostican antes de los 50 años, y que las pieles más claras están menos capacitadas para protegerse de forma natural contra el sol, por lo que se encuentran más expuestas a los daños de la radiación solar. También sucede con personas que están expuestas por motivos laborales, más propensas a tener algún problema con el sol a largo plazo.

El sol es esencial para la vida. Interviene en distintos procesos fisiológicos del ser humano, como en la síntesis de la vitamina D. Pero también presenta efectos negativos que pueden derivar en quemaduras de la piel y lesiones oculares, o en envejecimiento, manchas y cáncer de la piel tras una exposición crónica. Resultan especialmente nocivas las exposiciones sin protección en las edades infantiles y juveniles, que se relacionan con un mayor riesgo de padecer cáncer de piel.

Correcto uso del fotoprotector

Desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), ofrecen unas recomendaciones generales de cómo tomar el solar de forma segura y fomentar el buen uso de las cremas protectoras.

  • Ningún protector solar ofrece protección total frente a los riesgos derivados de la radiación solar. Aunque use un factor de protección alto, no se debe permanecer mucho rato al sol.
  • Es necesario evitar la exposición solar entre las 12 y las 16 horas.
  • No dormirse al sol y extremar las medidas protectoras en las actividades al aire libre.
  • Usar siempre fotoprotectores que protejan al menos frente a la radiación UVB, causante de las quemaduras solares; y también contra los rayos UVA, el principal responsable del envejecimiento prematuro de la piel.
  • En las primeras exposiciones al sol en verano, es recomendable el uso de factores de protección más altos.
  • Aplicar el producto en cantidad generosa y uniforme sobre la piel seca media hora antes de la exposición al sol, y repetir este proceso cada dos horas y después de transpirar, bañarse o secarse.
  • No olvidarnos de la protección de los labios con barras fotoprotectoras y del cabello con productos específicos. 
  • Es necesario protegerse incluso en días nublados. Las radiaciones UV se reflejan en el agua, la arena, la hierba y la nieve.

 

No olvidemos revisar la piel dos o tres veces al año. Tener una mayor observación los lunares o nuevas manchas. Y antes de la exposición al sol, es conveniente preparar la piel. Realizar una exfoliación profunda y tomar el sol progresivamente en periodos de tiempos cortos.

 


Si quieres saber más y ponerte en manos de expertos, visitanos en San Isidro. Avenida Santa Cruz, 80 (frente a la Ermita de San Isidro). Tlf: 922 39 43 26.  También, nos puedes seguir en Facebook,  Twitter e Instagram para estar siempre informado/a.  Somos tu Centro Médico Estético -Doctora Alejandra Almenares- de referencia en el sur de la isla de Tenerife.