El sol es la primera causa de envejecimiento

Las manchas solares, son las primeras pruebas de los estragos de la piel tras el verano. Las evidencias siguen con la deshidratación, una mayor aparición de arrugas finas y la acumulación de impurezas. Después del verano, los pacientes suelen acudir a consulta por las arrugas de expresión que aparecen en el entrecejo, las patas de gallo y en la frente. La luz del sol hace fruncir el rostro. Se marcan arrugas bastante profundas que se pueden tratar fácilmente con toxina botulínica en una sola sesión. Los meses de verano pueden causar un daño significativo en la piel. La cantidad de tiempo pasado al aire libre, bajo el sol, en el agua salada y en piscinas tratadas con cloro dejan huella.

Otra de las áreas más afectadas con el fotoenvejecimiento son las manos: aparecen manchas y sensación de sequedad constante.

 

La doctora Alejandra Almenares ofrece unos tips para ayudar a reparar los daños ocasionados en la piel tras el verano.

Recomendaciones para cuidar la piel tras el verano

  • Devolver la hidratación de la piel. Pasado el verano se puede utilizar el ácido hialurónico en mesoterapia para hidratar la piel.
  • Durante el verano es recomendado hacer una limpieza facial, y exfoliaciónadecuada con productos suaves.
  • Si las manchas se han acentuado o han reaparecido es conveniente acudir a nuestro Centro Médico Estético para realizar un tratamiento adecuado para borrarlas.
  • En el verano se aconseja utilizar cremas regeneradoras e hidratantes. Al comenzar el otoño lo ideal es aplicar cremas con principios activos más fuertes, tienen un efecto rejuvenecedor.
  • Beber abundante agua. Es importante que este cuidado se extreme durante el verano para que sus efectos se prolonguen e hidraten toda la piel.
  • Mantener una dieta equilibrada que incluya alimentos con vitamina A y C, como las zanahorias y los carotenos. Ayudan a prolongar el bronceado en la piel. Además, es recomendable que los adultos mayores consuman proteínas para evitar la pérdida de masa muscular y la flacidez.
  • Pasado los días estivales y el verano, es recomendable hacer un peeling para que las células muertas se pierdan y la piel se regenere.
  • Mantener siempre la aplicación de cremas con fotoprotección alta. Es la mejor arma contra el envejecimiento prematuro de la piel.

 

Recuerda no solo debes cuidar tu piel para evitar las antiestéticas consecuencias que trae la exposición al sol, sino, para prevenir enfermedades futuras. Septiembre y octubre son los meses ideales para iniciar la regeneración de la piel.