Conociendo mejor la toxina botulínica

 

La toxina botulínica es un medicamento muy seguro porque, desde hace más de 20 años es empleado en muchas especialidades médicas como neurología, oftalmología, y otras. Mientras que, su popularización y uso más extendido se debe a la medicina estética. En primer lugar, por su efecto preventivo, corrector y rehabilitador sobre distintas alteraciones de la piel (seborrea, envejecimiento, etc.) y, en especial, a su indicación para tratar

  • Arrugas de expresión: Es el medicamento idóneo para hacer desaparecer las arrugas de expresión porque actúa relajando los músculos de la cara que las producen. Indicado especialmente para las arrugas de “patas de gallo”, frente y entrecejo.
  • Relaja, no rellena:  Se ha demostrado su efecto recuperador sobre el músculo en el que actúa. No confundir con otros tratamientos para dar volumen y variar las formas.

Cuidado con las ofertas en toxina botulínica

Por otra parte,  la toxina botulínica es de uso exclusivamente de médicos. Profesionales sanitarios como odontólogos, enfermeros, fisioterapeutas.  Por lo que, no están capacitados para inyectarla como tratamiento con finalidad estética. En un 75% de los casos, es usado por médicos estéticos que poseen la formación específica requerida para su uso.

Se debe emplear un vial por paciente. Así lo dice la ley, por tanto cuidado con las ofertas.

Tenga en cuenta que es un tratamiento médico. No debe comerciarse con él. Si le hacen ofertas muy tentativas  sobre este tratamiento solicite más información y desconfíe. Solo está permitido inyectarla en un centro médico autorizado con depósito de farmacia.

Tratamiento y duración

Debe siempre acudir a revisión en el mismo centro médico y con el mismo profesional cuando este lo indique. Este tratamiento no tiene resultados mágicos. En la revisión, entre los 10 y 15 días posteriores al tratamiento, puede necesitar un retoque. Como todos los medicamentos, no se deben superar las dosis establecidas, pero tampoco infra-dosificarlas ya que acortaremos duración y eficacia.

La duración normal es entre 3 meses y 6 meses. Es aconsejable repetir el tratamiento cada 4 a 5 meses, antes de que desaparezca completamente el efecto. Por otra parte, es variable dependiendo de cada persona. Y de sus características faciales,  formas de mover la cara, tipo de piel, edad y sexo.

 

Ejemplos de tratamiento de toxina botulínica

Ofrecemos algunos ejemplos  de la eficacia de la toxina botulínica – en pacientes. En las siguientes imágenes realizadas en nuestro Centro Médico Estético – Dra. Alejandra Almenares.

 

Damos fe que las imágenes no han sido trucadas ni retocadas digitalmente. Cualquier copia o uso inadecuado conlleva a una sanción.