Blog

Doctora Alejandra Almenares

Controla el acné para siempre

Consejos para el acné

Soluciones efectivas y consejos de prevención

El acné, una condición cutánea que afecta tanto a jóvenes como a adultos, puede tener un impacto significativo en la salud y la autoestima. En este artículo, exploraremos enfoques médicos y científicos para controlar el acné, con soluciones efectivas y consejos para prevenir los brotes. Además, examinaremos la aparatología más adecuada en la medicina estética actual para abordar este desafío dermatológico.

¿Sabrías definir qué es el acné más allá de una afección de la piel? Te lo cuento…

Efectivamente, es una enfermedad de la piel que afecta las unidades pilosebáceas, que forman los folículos pilosos y las glándulas sebáceas.

El folículo piloso es una estructura tubular que rodea la raíz del pelo y se extiende desde la superficie de la piel hasta la capa más profunda, la dermis.

La glándula sebácea, por otro lado, produce sebo, una sustancia oleosa que ayuda a lubricar la piel y el cabello.

¿Y sabrías por qué se produce el acné? Sigue leyendo…

La sobreproducción de sebo en las unidades pilosebáceas genera una inflamación de las glándulas sebáceas, que conlleva la aparición de las lesiones típicas del acné. Estas lesiones se caracterizan por la formación de comedones, puntos negros y blancos, pápulas, pústulas, nódulos y, en casos más graves, quistes.

La causa subyacente del acné implica una combinación de factores, como la obstrucción de los folículos pilosos debido a la acumulación de células muertas de la piel, la presencia de la bacteria Propionibacterium acnes y la inflamación.

Factores genéticos, hormonales y ambientales también pueden desempeñar un papel en el desarrollo y la exacerbación del acné.

Por ello, la prevención y el tratamiento del acné debe incluir enfoques personalizados dirigidos a:

  • Reducir la producción de sebo.
  • Promover la exfoliación de las células cutáneas
  • Combatir la proliferación bacteriana
  • Disminuir la inflamación.

Además, los cuidados diarios y adecuados de la piel, así como la atención a los factores desencadenantes individuales son importantes para gestionar y prevenir el acné.

El acné en jóvenes: Tratamientos específicos

Tanto el acné juvenil como el que afecta a los adultos está impulsado siempre por cambios hormonales, por lo que requiere un enfoque individualizado. Y lo más importante, el tratamiento debe ser realizado por un médico especialista que determine el tipo de acné, su severidad y el grado de afección del paciente, tanto física como emocional.

Los tratamientos que abordan la regulación sebácea y la eliminación de bacterias son esenciales. Los jóvenes se benefician de opciones tópicas y orales, como el peróxido de benzoilo y los antibióticos, que controlan la inflamación y la proliferación bacteriana.

Es imprescindible la rutina diaria de higiene y utilizar limpiadores suaves con tensioactivos seborreguladores, que limpian la piel, pero no la agreden.

Por último, no podemos olvidarnos de la fotoprotección. Es importante estar siempre fotoprotegidos y mucho más si están bajo tratamiento de isotretinoina oral. Aquí también es importante que la formulación cosmética sea adecuada al tipo de piel, es decir sin o con poco aceites (oil-free) y no comedogénico.

Acné en adultos: Factores contribuyentes y estrategias de tratamiento

En adultos, los desequilibrios hormonales, el estrés y una alimentación inadecuada, pueden desencadenar brotes.

Los tratamientos tópicos con retinoides, antibióticos orales y terapias hormonales son comunes.

La identificación de desencadenantes específicos y el enfoque en tratamientos personalizados e integrales son fundamentales para abordar el acné persistente en esta etapa de la vida.

La prevención y la constancia son claves en el control del acné. Adoptar una rutina de cuidado de la piel que incluya limpieza regular, hidratación adecuada y protección solar es esencial.

Se recomienda evitar la manipulación excesiva de la piel y elegir productos no comedogénicos.

Además, unos hábitos alimentarios correctos, sin abuso de alcoholes o azúcares y aprender a manejar el estrés también desempeñan un papel crucial en la prevención a largo plazo.

Tratamiento estético con aparatología: Tecnología innovadora para combatir el acné

En el ámbito de la medicina estética, la aparatología ha demostrado ser una herramienta valiosa en el tratamiento del acné. La terapia fotodinámica (PDT), particularmente la luz azul, ha mostrado eficacia en la reducción de la proliferación bacteriana y el fotoenvejecimiento.

La terapia con láser de CO2, junto con tecnologías como la radiofrecuencia fraccionada, ofrecen resultados prometedores en la mejora de la textura de la piel y la reducción de cicatrices asociadas al acné.

Y el tratamiento más innovador: el láser amarillo. Es ideal para aplicar a residentes en Canarias pues se puede tratar cualquier fototipo de piel y en cualquier momento del año. Tiene muchas más indicaciones, que ya te contaré en el siguiente artículo de mi blog.

Quiero destacar que son tratamientos indoloros y que no requieren del uso de anestesia. El número de sesiones será determinado por el profesional de medicina estética.

Conclusión: Un enfoque integral e individual para una piel sana

Para el tratamiento del acné es imprescindible un enfoque integral e individualizado, que combine tratamientos médicos, cuidado de la piel y tecnologías estéticas avanzadas.

Comprender las causas subyacentes, adoptar estrategias de prevención y aprovechar la aparatología moderna, son pasos cruciales hacia una piel sana y una mayor confianza en ti mismo.

¿Tienes alguna duda más sobre el acné?

Contacta conmigo y estaré encantada de atenderte.

Contacta conmigo

¿Quieres agendar una primera cita para realizarte el diagnóstico?

¿Te animas a probar el tratamiento más innovador (láser amarillo)?

Pide tu cita

Deja un comentario